Responsive Image

¿Se pueden alquilar placas solares?

La instalación de placas solares está cada vez más en boca de todos gracias a la reducción de su precio y su instalación, y a que la energía solar es una fuente inagotable de energía, además de que se trata de la energía más limpia del planeta. A pesar de estas ventajas, y de que existen opciones de financiación, su precio todavía puede resultar elevado, pero también existe la opción de alquilar placas solares.

Alquiler de placas solares  

El alquiler de placas solares es una modalidad que ofrecen algunas compañías como alternativa a la compra. Gracias a esta alternativa, muchas personas pueden beneficiarse de las ventajas que ofrece la energía solar. El proceso para poder acogerse a esta modalidad es la siguiente:  

  1. El dueño de la vivienda/local pone su tejado a disposición de la empresa encargada de instalar las placas solares, la cual será propietaria de la instalación, así como la encargada de su mantenimiento.  
  2. Ambas partes acuerdan un precio por el alquiler y el mantenimiento. 
  3. Tras firmar el contrato y realizar la puesta a punto del sistema, el consumidor podrá disfrutar de la instalación fotovoltaica durante el tiempo estipulado en el contrato.  

 

Ventajas de alquilar placas fotovoltaicas  

Sin duda, la primera ventaja que obtenemos al alquilar es un ahorro en nuestra factura de la luz, llegando a poder rebajarla en un 50%. Teniendo en cuenta que la cuota de alquiler del sistema fotovoltaico es baja, el ahorro de la factura de luz suele ser suficiente para cubrir la cuota de renting. 

Aunque sin lugar a dudas, el gran beneficio se obtiene al evitar el desembolso inicial que requiere una instalación fotovoltaica, que, sumado con el ahorro de la factura, convierten esta modalidad en una gran opción para pasarse al autoconsumo. Además, existen compañías que tras finalizar el contrato de alquiler, permiten realizar un pago para hacernos propietarios de la instalación.  

¿Y existen subvenciones si alquilo?  

¡Sí! Sí existen subvenciones independientemente de que alquilemos nuestro sistema fotovoltaico, y por lo general suelen ser las siguientes: Bonificaciones del IBI, Bonificaciones de ICIO y la deducción del IRPF. 

  • El IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) tiene una subvención que depende del consistorio y puede llegar hasta el 50% durante varios años.  
  • El ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras) puede llegar a bonificar hasta un 95% y como es una tasa puntual, se bonifica sólo una vez. En este caso, también depende de cada ayuntamiento. 
  • Y la deducción del IRPF se puede pedir al hacer la Declaración de la Renta dependiendo de la comunidad autónoma.  
solar