Responsive Image

Cómo conseguir financiación para tus placas solares

A estas alturas todos conocemos los beneficios de contar con placas solares en nuestra vivienda, pero por si acaso te recordamos que la energía solar es un tipo de energía renovable y económica, y que se obtiene a partir de la radiación electromagnética del sol y que se puede captar a través de varias maneras, aunque la más común es hacerlo a través de células fotovoltaicas (paneles solares).  

Es cierto que el desembolso inicial de la instalación de un sistema fotovoltaico es elevado, pero gracias a que la duración de su vida útil, que es entre 25 y 30 años, la realidad es que la inversión suele recuperarse en un periodo entre 7 y 10 años. Aún así, puede que el precio que debemos pagar para instalar nuestras placas solares sea elevado, pero por suerte, existen distintos métodos de financiación de los que podemos beneficiarnos para poder contar con un sistema de autoconsumo en nuestra vivienda o local.  

Financiación de placas solares 

Actualmente existen varias formas de poder financiar la instalación de placas solares gracias a métodos como el leasing, el renting, o la financiación bancaria.  

Financiación bancaria: Aquí todo dependerá de tu banco y del tipo de préstamo que escojas para poder financiar la instalación de tus placas solares, aunque por lo general, en el caso de España, los bancos suelen financiar las compras de paneles entre 10 o 12 años, lo que puede suponer unas cuotas elevadas.  

Leasing: En segundo lugar tenemos el leasing, que es un método de financiación de las placas solares donde la empresa que ofrece el servicio se encarga de toda la inversión inicial. De esta manera, podemos disfrutar de nuestras placas solares y beneficiarnos de sus ventajas sin ningún esfuerzo económico.  

Gracias al leasing, podemos disfrutar de nuestras placas sin tener que abonar una gran cantidad inicial, pero debemos de tener en cuenta que el pago de las placas se hará en las cuotas establecidas por la empresa instaladora. Otra ventaja es que, tras la conclusión de los pagos, las placas serán totalmente propiedad del beneficiario.  

Renting: Y por último tenemos el renting, que es un sistema parecido al leasing ya que el propietario disfrutaría de sus sistema fotovoltaico sin necesidad de desembolsar una suma inicial, pero sí deberá pagar por el alquiler de las placas solares. 

Además, el renting ofrece una serie de servicios adicionales como mantenimiento, funcionamiento y actualización de equipo con los que no cuenta el leasing, lo que hace que sea un servicio más completo. Por último, con el renting, el cliente tiene derecho a una opción de compra de la instalación, que puede ejecutar o no.  

¿Qué opción necesito?  

Llegados a este punto, cada usuario deberá de analizar sus necesidades energéticas y su situación económica para decidir si cree conveniente pasarse al autoconsumo y qué opción de financiación es la que más se acomoda a sus necesidades, pero sin olvidar el dato de que, comprando las placas solares, la inversión se recupera en un periodo de entre 7 y 10 años, pero sí no estamos seguros de ser propietarios de nuestro propio sistema fotovoltaico, el leasing y el renting son dos buenas opciones donde el renting destaca gracias a los servicios que ofrece. 

solar