Responsive Image

Mantenimiento de placas solares: precios y tiempos

Aunque el riesgo de averías y de problemas en instalaciones de paneles solares suele ser mínimo, se requiere abarcar varios aspectos en su mantenimiento para realizarlo de la manera correcta. 

Principalmente hay dos tipos de mantenimiento de placas solares, preventivo y no preventivo. En el mantenimiento preventivo, hay ciertas limpiezas y revisiones periódicas sencillas, que pueden ser realizadas por personal no especializado, pero debemos recalcar que la mayoría deben ser hechas por personal cualificado o por la empresa que realizó la instalación. 

Mantenimiento preventivo de placas solares: 

El mantenimiento de los paneles solares denominado preventivo, es aquel que se realiza de forma periódica sin que se produzcan problemas, bajos rendimientos o averías manifiestas. Gran parte de este tipo de manteamiento puede llevarse a cabo por nosotros mismos o personal no especializado. Las tareas que contempla el mantenimiento de las placas solares de tipo preventivo los podemos resumir en las siguientes actividades. 

Limpieza de placas solares 

El mantenimiento debe comprender una limpieza general, comprobar que no haya roturas, que no haya oxidaciones, ni en el marco, ni en las conexiones. Dependiendo de las condiciones climáticas de nuestra zona, deberemos comprobar el estado de las placas solares con más o menos frecuencia. Por ejemplo, si estamos cerca del mar, es conveniente comprobar la oxidación que pueda provocar el salitre. O en el caso que estemos en un sitio con muchos pájaros u otras actividades que puedan ensuciar la superficie de las placas, etc. 

 Inspección visual de los paneles solares 

Se comprobará que los paneles o celdas fotovoltaicas no presenten grietas o roturas en su superficie, que no haya aparecido oxidación, que las conexiones estén correctamente enganchadas, y que los marcos o la parte posterior no tenga ninguna rotura o desperfecto. 

Comprobación de la estructura de soporte de los paneles 

Revisaremos que la estructura fotovoltaica esté en perfectas condiciones, con todos los tornillos apretados, que no tenga oxidaciones, y los anclajes al tejado o a los soportes estén firmes. 

Lo importante es vigilar que tanto la estructura como las placas estén correctamente fijadas y evitar desprendimientos o que los vientos fuertes puedan arrancarlos. En el caso que las placas estén en una terraza accesible, podemos hacer esa revisión nosotros mismos. No obstante, cuando estén en tejados relativamente inclinados es conveniente contar con la ayuda de profesionales que usen las medidas de seguridad pertinentes. 

Mantenimiento no preventivo o técnico 

El mantenimiento de las placas solares de tipo técnico o no preventivo, es muy recomendable que lo realice una empresa especializada en sistemas fotovoltaicos. Ya que algunas de las tareas que se deben realizar necesitan del corte de suministro eléctrico, y el profesional al que contratemos deberá avisarnos cuando tenga que cortar la electricidad.  

Las tareas que se incluyen en este mantenimiento de las placas solares son: 

Mantenimiento de los paneles solares 

Una vez al año se comprobará en el momento de mayor incidencia de sol, es decir al medio día solar, la corriente que se produce.  Midiendo la tensión en circuito abierto y la intensidad en cortocircuito. También se comprobará la estanqueidad de las cajas de conexiones de los paneles solares. 

Mantenimiento de la toma a tierra de la instalación fotovoltaica 

La toma a tierra de las placas solares se comprobará cada dos años y en una época cuando el terreno esté más seco. Podemos incluir en este apartado el pararrayos, si tuviéramos uno instalado, por lo que deberá haber pasado algún tiempo desde las últimas lluvias. Se medirá que no sobrepase un valor mínimo recomendado para evitar derivaciones no deseadas a otros elementos de la instalación o a las personas. 

Mantenimiento del cuadro general de distribución 

Cada cinco años se debe realizar una revisión general de todo el cuadro eléctrico general, comprobando los dispositivos de protección contra cortocircuitos, contra contactos directos e indirectos. Se comprobarán las intensidades de los cables que sean acordes a las nominales según la sección de cada cable. 

Mantenimiento de la instalación interior 

También cada cinco años, se revisará el aislamiento de todo el cableado del interior, comprobando que entre dos conductores la resistencia sea como mínimo de 250.000 Ohms. 

¿Cuánto cuesta el mantenimiento de los paneles solares? 

Cuando hablamos de los costes del mantenimiento de los paneles solares por parte de un profesional, nos referimos siempre a las tareas de comprobación y revisión. Durante el mantenimiento, el técnico comprobará que la tensión e intensidad de salida de las placas es correcta, que al inversor llega correctamente la electricidad, y que a la salida de este la electricidad es de 230 V a 50 Hz y a la intensidad adecuada. 

Así mismo, comprobará que el inversor funciona correctamente, que las estructuras o soportes de las placas no están dañados u oxidados. Al igual, revisará que las placas solares no tengan desperfectos físicos. Comprobará que las baterías se encuentras en correctas condiciones y almacenan la electricidad de forma adecuada, etc. 

No obstante, si durante las revisiones descritas se detectan desperfectos o materiales en mal estado, que pueden causar roturas o averías importantes, nos prepararán el debido informe con el precio de la reparación o sustitución de los elementos afectados. Estos precios no se incluyen en el mantenimiento, ya que lógicamente no se conocen de antemano. 

En cuanto al precio del mantenimiento, debemos tener en cuenta que dependerá de las condiciones de nuestra instalación. Por ejemplo, si las placas solares están ubicadas en un tejado de difícil acceso. Que, en la cubierta, el instalador que colocó las placas haya dejado la línea de vida instalada, y el técnico que realice el mantenimiento no tenga que instalarla para poder acceder. Y así otras circunstancias que pueden suceder.

solar