Responsive Image

¿Qué son los inversores solares y cómo funcionan?

Cuando vayamos a hacer una instalación de placas solares en el tejado, cubierta o azotea, necesitamos saber cual es el tipo de inversor que vamos a utilizar. El inversor solar o inversor fotovoltaico, es sin duda uno de los elementos más importante de la instalación fotovoltaica, pero curiosamente esta parte es la menos conocida por el público general. 

En definitiva, un inversor solar es un convertidor que transforma la corriente continua que recibe de las placas fotovoltaicas en corriente alterna, y es esa la corriente que utilizarás en tu hogar, o podrás almacenar o volcar a la red. 

¿Qué tipos de inversores solares existen?  

 Si lo que necesitamos es una instalación para autoconsumo en nuestro hogar, se suelen utilizar principalmente tres tipos de inversores solares: inversores string o en cadena, microinversores y optimizadores de potencia. También debes saber que a los microinversores y a los optimizadores de potencia se les puede llamar "dispositivos electrónicos de potencia a nivel de módulo" o MLPEs (Module Level Power Electronics). 

Hoy en día los inversores string con optimizadores de potencia son los más usados en autoconsumo de hogares en todo el mundo. Por otra parte, los microinversores están empezando a ser muy populares, por el hecho de reducir muchos costes de fabricación. 

¿Cómo funcionan los inversores fotovoltaicos? 

Como sabemos, nuestras placas solares reciben la luz del sol, y los electrones empiezan a moverse dentro de las células solares, eso produce electricidad continua. Los circuitos dentro de las células fotovoltaicas recogen esa energía para que la usemos en nuestro hogar o empresa. 

Y aquí es donde comienza a funcionar el inversor solar. La mayoría de las viviendas usan electricidad de corriente alterna, no de corriente continua, por lo que la energía producida por lasplacas solares no es útil. Precisamente ahí es donde intervienen los inversores: los paneles solares recogen la luz solar y la convierten en energía, ésta se envía al inversor, que recibe la electricidad de corriente continua y la convierte en corriente alterna. 

Y, ahora sí, la electricidad solar puede alimentar los electrodomésticos y los aparatos electrónicos. En caso de que produzcamos más electricidad de la que necesitamos, podemos almacenarla en baterías o volcarla a la red eléctrica y así recibir una compensación económica por parte de la compañía eléctrica. 

 Funciones principales del inversor fotovoltaico 

  • Conversión de energía:  convierte corriente continua en corriente alterna, que es la utilizada por todos nuestros aparatos eléctricos en casa. 

  • Optimización de energía:  maximiza la generación de energía de las placas solares. 

  • Seguimiento y protección: realiza un seguimiento de los rendimientos energéticos del sistema fotovoltaico, de la actividad eléctrica y de las señales cuando surge algún problema.  

  • Operación constante: una instalación fotovoltaica está diseñada para proporcionar energía a la intemperie y en todas las condiciones climáticas.  

solar