Responsive Image

¿Cada cuánto hay que revisar el gas natural?

La revisión periódica del Gas Natural es necesaria para garantizar el buen funcionamiento y seguridad de la instalación de gas. A continuación, contamos cuándo hay que realizarla. 

¿En qué consiste la revisión periódica obligatoria de gas? 

La Inspección Obligatoria del Gas es la revisión que deben hacer los consumidores de gas para comprobar que su instalación de gas se encuentra en plenas condiciones para funcionar correctamente. Tiene como objetivo garantizar la seguridad del sistema, de la propia canalización del gas y de todos sus elementos. 

Todos los suministros de gas están obligados a dicha inspección obligatoria de manera periódica según dicta la normativa . Sin embargo, el gas natural es la fuente de energía a la que más se asocia la revisión periódica, ya que es indispensable para hacer los trámites básicos del suministro, como darlo de alta. 

El responsable del buen estado de la instalación es el titular del suministro, por lo que es él quien ha de asegurarse de que se realizan las revisiones pertinentes para su mantenimiento. 

La Inspección Obligatoria del Gas debe realizarse cada cinco años, cuatro en el País Vasco. Esta revisión debe llevarse a cabo dentro del año natural de vencimiento. 

¿Cuánto cuesta la revisión del gas natural? 

El precio de la Inspección Obligatoria del Gas depende de varios factores: 

  • El coste fijo por los gastos de gestión, que se establecen de forma regulada. 

  • De la comunidad autónoma en la que se encuentre la vivienda. 

  • Si se trata de una revisión para una IRI (Instalación Receptora Individual) o una IRC (Instalación Receptora Común). 

  • Si la revisión se realiza con la distribuidora de gas. 

  • Si la inspección se lleva a cabo por una empresa autorizada. 

La revisión del gas se pagará en la siguiente factura. El coste de la inspección siempre se paga a través de la factura del gas que envía la comercializadora para cobrar el consumo del suministro. En ningún caso los técnicos están autorizados a cobrar el importe de la revisión en el momento y en metálico, tanto si viene de parte de la distribuidora como si se han contratado directamente. No se debe pagar nada directamente al revisor del gas. 

¿Cuándo hay que hacer la revisión? 

La inspección del gas debe hacerse de forma obligatoria, por lo que es importante saber cuándo es necesario hacer la revisión de la instalación, sea cual sea su finalidad. Esta se lleva a cabo en tres ocasiones: 

  1. Cuando se acomete la obra de instalación del gas, ya que es necesario hacer una inspección para comprobar que todo se ha hecho correctamente. 

  2. Cuando llega el momento de la revisión periódica -cada cinco años, cuatro en el País Vasco- para comprobar que el sistema continúa funcionando con seguridad. 

  3. Cuando se realiza alguna modificación en la instalación de gas del inmueble, de forma que vuelva a quedar reflejado en un nuevo certificado que los cambios se han implementado correctamente. 

El resultado de la inspección puede ser favorable o desfavorable, por lo que la emisión del certificado dependerá de que el resultado de las comprobaciones haya sido positivo. 

En caso de que se hayan encontrado fallos en la instalación, el informe será desfavorable. Según la gravedad de las incidencias encontradas, se tomarán diferentes medidas. Estos defectos en las instalaciones pueden ser: 

  • Muy graves: los que suponen peligro para la seguridad de las personas o el medio ambiente. 

  • Graves: los que no suponen peligro inmediato pero impiden la utilización normal de la instalación. La acumulación de defectos leves también puede ser tomada como un defecto grave. 

  • Leves: los que no impiden el correcto funcionamiento de la instalación. 

Cuando los defectos son leves, el usuario tiene 15 días para corregirlos y solicitar una nueva inspección. Si se trata de anomalías graves o muy graves, el revisor debe precintar la instalación de gas hasta que se corrijan los fallos y se emita un nuevo certificado favorable. 

gas