Responsive Image

Ventajas de la energía fotovoltaica

El cambio climático y la emergencia energética y social que ha derivado de esta problemática nos ha hecho comenzar a plantearnos nuevas vías en cuanto a generación de energía se refiere, y sobre todo, en cuanto a nuestro estilo y modo de vida, donde la emisión de gases por parte del sector agrícola es elevado. 

Dentro de todas estas nuevas prácticas, sin duda, la energía solar, es la punta de lanza al tratarse de una energía 100% limpia y con una incidencia en el medio ambiente muy baja. Y dentro de todas las prácticas que la energía solar nos brinda para poder hacer del mundo un lugar mejor, la energía agrovoltaica se alza como una práctica que puede ser un gran aliado en esta lucha. Pero, ¿qué es exactamente la energía agrovoltaica? 

Energía agrovoltaica 

¿Y qué es exactamente la energía agrovoltaica? Pues bien, la energía agrovoltaica es un método consistente en sacar provecho a un terreno con el fin de obtener energía solar y productos agrícolas gracias a la instalación de paneles solares en el mismo terreno donde también tenemos un cultivo. De este modo se obtiene energía solar y se desarrolla y favorece el cultivo al mismo tiempo. 

Esta técnica puede parecer algo novedosa y revolucionaria, pero lo cierto es que se concibió en la década de 1980, pero fue en la década pasada cuando comenzó a tener mayor aceptación y convertirse en una metodología a tener en cuenta.  

Si bien es cierto que la instalación fotovoltaica puede producir sombra sobre los cultivos restándoles cierto porcentaje de luz, esta pérdida no es tan grande, ya que debido a la gran cantidad de sol que tenemos en España, hasta puede llegar a ser beneficioso para los cultivos. Además, con la energía producida por las placas solares, el agricultor puede emplear esta energía en el funcionamiento de bombas de agua para el riego del campo, la alimentación energética de una caseta de campo o de un invernadero, por ejemplo. 

¿Cómo funciona la energía fotovoltaica? 

Por lo general se suelen usar dos tipos de instalaciones: 

Sistema de soportes fijos. Se trata de soportes en el suelo que permiten colocar los paneles a cierta altura por encima del cultivo, de manera que sea posible el acceso de maquinaria agrícola en los cultivos situados debajo. 

Invernaderos solares. Para ello se convierten los tejados de los invernaderos en plantas de generación de energía solar con la colocación de paneles fotovoltaicos.  

Ventajas e inconvenientes 

Sin duda, el primer punto a favor de la energía agrovoltaica es su poco impacto medioambiental y la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero por parte del sector agrícola.  

Por otro lado, el multi uso que se hace del terreno, teniendo, por un lado, cultivos, y por otro la instalación fotovoltaica, hace que la incidencia sobre el medio ambiente sea mucho menor y se optimicen mejor los recursos ambientales y la biodiversidad. 

Finalmente, otro beneficio es la no contaminación de los alimentos, ya que la energía fotovoltaica es una energía limpia que no genera residuos en el lugar de instalación. 

solar