Responsive Image

Rehabilitación energética de edificios

Muchos hemos oído hablar de la rehabilitación energética, pero a veces no nos queda claro de qué se trata, cómo podemos beneficiarnos de este concepto, o cómo podemos empezar a ponerlo en práctica. 

En primer lugar, diremos que la rehabilitación energética es el conjunto de acciones que podemos realizar en un edificio o vivienda para mejorar su eficiencia energética. Es decir, optimizar la energía que consumimos, para que utilicemos la mínima necesaria para el bienestar. 

Con esto conseguiremos principalmente: 

  • Reducir la factura eléctrica.  

  • Realizar un consumo responsable de energía y así producir menor emisión de CO2.  

  • Aumentar el valor y la habitabilidad de una vivienda. 

 

Por qué realizar una rehabilitación energética 

Actualmente, el tema de la eficiencia energética de una vivienda es un tema mucho más importante de lo que nos podemos imaginar. De hecho, la certificación energética de los edificios y casas se ha vuelto un requisito imprescindible para poder proceder a su alquiler o venta.  

Si no conseguimos obtener ese certificado podemos tener sanciones. Por otra parte, la concienciación actual en cuanto al ahorro de energía está poniendo de manifiesto la importancia de la rehabilitación energética, debido a que muchos edificios antiguos no se construían con esa eficiencia que hoy entendemos. Como curiosidad, vemos que más de la mitad de los edificios construidos en España son anteriores a los 80.  

En ese periodo anterior a los años 80, los aislamientos y materiales no eran tan eficientes. Por eso, los certificados energéticos, no consiguen buena calificación y suele existir un problema de derroche de energía. Por eso ahora se habla tanto de la rehabilitación energética como solución. 

Además, la administración pública por fin está incentivando estas medidas. No solo con las obligaciones de certificación, sino también con ayudas para la rehabilitación energética.  

Cómo realizar una rehabilitación energética 

Principalmente consiste en la realización de reformas encaminadas a aislar la vivienda o el edificio. Así, la temperatura se mantiene, se pierde menos por ventanas y paredes y no es necesario tanto esfuerzo de los aparatos de climatización. Los pasos más importantes son: 

1. Análisis de la eficiencia energética del edificio. Con esto conseguiremos su certificado energético y las propuestas de mejora del experto que realiza la certificación. 

2. Valoración de la inversión. Aquí conoceremos el ahorro que obtendremos a lo largo del tiempo, comparado con la inversión previamente que debemos hacer. 

3. Aprobación de las reformas en el edificio. Debemos conseguir el consenso de la comunidad de vecinos. 

4. Realización de las obras de rehabilitación energética. Mejora de la fachada para aumentar el aislamiento general; optimización de ventanas y balcones, que son los principales puntos por los que escapan la energía y la climatización; estudio del uso de energías renovables y limpias, lo que puede implicar instalación de placas fotovoltaicas o colectores termosolares; y mejora de los aparatos eléctricos: los electrodomésticos y equipos que empleen energía deben consumir lo menos posible. 

Según las obras y la mejora, se pueden obtener reducciones del consumo de entre un 20% y un 75% y lo más importante, una disminución de emisiones de CO2 de entre el 10% y el 30%.  

solar, gas