Responsive Image

Descubre las ventajas del gas natural frente a otras fuentes de energía

Las ventajas del gas natural han hecho que se convierta en una de las fuentes de energía más utilizadas en la actualidad. Si estás buscando alternativas para el agua caliente y la calefacción, o si ya estás usando gas natural y te preguntas si es mejor que otras alternativas, ¡saca papel y lápiz! A continuación, vas a encontrar un resumen con los datos más relevantes sobre este tema.

¿Qué es el gas natural?

Se trata de un combustible fósil que se encuentra de forma natural en el subsuelo de la tierra. Proviene de la descomposición de restos orgánicos que, al estar enterrados a gran profundidad, se degradaron por la acción bacteriana sin estar en contacto con el aire, dando lugar a una mezcla de gases.

Este combustible se descubrió como consecuencia de las explotaciones petrolíferas, ya que, aunque no se encuentra exclusivamente ahí, sí es característico de las mismas. Al principio se trataba como un residuo más y se quemaba, pues pese a su elevado poder calorífico no existía la tecnología adecuada para almacenarlo y transportarlo.

Aunque no tiene una fórmula exacta, el componente principal del gas natural es el metano, que suele suponer entre un 75 y un 90 % del total. El resto suelen ser etano, propano, dióxido de carbono, argón e incluso helio y butano. Precisamente, su capacidad calorífica depende de estos acompañantes.

Cuáles son las ventajas del gas natural

Una vez se desarrolló la tecnología para licuar el gas y soldar tuberías que aguantasen las altísimas presiones necesarias para poder transportarlo, este combustible se ha convertido en uno de los más populares del mundo. Se estima que, en 2008, una cuarta parte de la energía primaria de todo el planeta provenía del gas natural.

Y es que las ventajas del gas natural hacen que sea muy apreciado, tanto a nivel doméstico como industrial. Algunas de las más relevantes son las siguientes:

Gran relación entre precio y poder calorífico

Se trata de un combustible económico que, al mismo tiempo, ofrece unas grandes prestaciones. Al ser abundante en la naturaleza, es más económico que otros combustibles fósiles como el petróleo o el carbón. A nivel doméstico, se trata de la energía continua más económica, situándose por debajo incluso de la electricidad. Este precio, combinado con su gran poder calorífico, hace que sea el sistema preferido para calefacciones centrales e individuales, para calentar el agua e, incluso, como sustitutivo de la gasolina en coches y autobuses.

Es una fuente de energía bastante limpia

Aunque se trata de un combustible fósil, emite muy pocos residuos cuando se quema. Y al tratarse de un gas no deja carbonilla u hollín. Tampoco emite dióxido de azufre, ni otros gases contaminantes.

Comparado con el carbón y el petróleo, es un producto mucho más limpio. Sus emisiones de dióxido suponen una reducción de cerca de la mitad en comparación con el primero, y una tercera parte respecto al segundo. Si ampliamos este cotejo al resto de fuentes de energía tradicionales, vemos cómo se sigue manteniendo en primer puesto como fuente de energía menos contaminante.

Existen alternativas renovables

Por definición, un combustible fósil no puede ser renovable, y ya sabemos que el gas natural existe por la descomposición de materia orgánica durante millones de años. Sin embargo, existe una alternativa muy similar que representa una opción renovable derivada de la biomasa.

Se trata de un sistema que busca reproducir esa descomposición de materiales orgánicos de forma controlada. Este proceso crea el biogás que tiene un 90 % de metano y unas propiedades caloríficas muy similares.

Aunque, de momento, los gaseoductos provienen fundamentalmente de explotaciones en Argelia y Asia, lo cierto es que la infraestructura para transportar este gas ya está desarrollada. En el momento en que se decida apostar por la alternativa renovable, todo estará listo para iniciar la transición.

Es fácil de transportar y no requiere almacenaje

Uno de los principales retos que presentaba el gas natural al principio era la dificultad para su transporte. En la actualidad, este desafío se ha solucionado con la construcción de gaseoductos que unen a los países productores, como Argelia, Irán o Arabia Saudí, con los países demandantes. Otra opción que permite salvar grandes distancias y océanos son los barcos petroleros. Estos pueden cargar el gas en sus bodegas, y llevarlos a miles de kilómetros. El gas natural licuado es otra alternativa, que se utiliza especialmente cuando está destinado a ser combustible para vehículos. Además, gracias a la posibilidad de unir a través de los gaseoductos el origen y el destino, no es necesario almacenarlo. Se trata de una fuente de energía continua, que funciona bajo demanda al igual que la electricidad o el suministro de agua.

Es versátil

Si tienes acceso al gas natural, tienes al alcance de tu mano un recurso energético muy versátil. Lo podrás utilizar para la calefacción de tu casa, para tener agua caliente o para cocinar, pero también permite otros muchos usos.

Utilizándolo como combustible para generadores te podrá ayudar a tener luz, y será mucho más limpio que la gasolina o el diésel. En la industria petroquímica también se emplea con frecuencia para producir propileno, metanol, amoníaco o etileno. Otro uso frecuente es en la producción de hidrógeno que, a su vez, se emplea para fabricar fibras sintéticas.

No requiere procesos de transformación

A diferencia de otros gases, como el butano y el propano, el gas natural no necesita pasar por ningún proceso de transformación, y se utiliza tal cual se extrae. Esto también reduce las emisiones en comparación con otros combustibles fósiles, como el petróleo, cuyo proceso de refinado es también contaminante.

Gas Natural, tu energía de confianza

Ahora que ya has visto todas las ventajas del gas natural, tienes la posibilidad de decidir si es la fuente de energía más adecuada para tu hogar. Si buscas un sistema de energía eficiente, económica y muy limpia, ya sabes que reúne todas las condiciones. En Anidia estamos a tu disposición, para resolver todas tus dudas y, si finalmente consideras que el gas natural es la energía que necesitas, nos encargaremos de su instalación y te acompañaremos en el mantenimiento de tu caldera con el mejor servicio.

 

 

gas