Responsive Image

Instalación de energía solar: cuánto cuesta tener energía limpia

La instalación de energía solar como alternativa a los combustibles fósiles está recomendada para alcanzar el objetivo de cero emisiones en 2030. Además, gracias a los avances en su tecnología, es cada vez más accesible: su coste ha caído en torno a un 80 % con respecto a los primeros modelos.

No obstante, y como el coste total depende de las características de la instalación final, a continuación, te ayudamos a hacer cálculos explicándote en profundidad qué tipo de instalación puedes adquirir, sus ventajas y las ayudas y subvenciones de las que te puedes beneficiar. ¡No te lo pierdas!

Tipos de placas solares

Para poder tomar una buena decisión es importante distinguir muy bien entre los diferentes tipos de placas solares que existen en el mercado. No todas sirven para lo mismo, ni te permitirán gestionar tu consumo de la misma manera.

Los paneles solares pueden clasificarse en función del tipo de energía que generen. Por ejemplo, las placas fotovoltaicas te servirán para producir electricidad, mientras que las térmicas serán útiles para calentar el agua, cocinar, la calefacción... Las más frecuentes son las primeras, ya que son mucho más versátiles. Otro aspecto que determina el coste de tu instalación de energía solar es el tipo de autoconsumo que consigues con ella. Podrás elegir entre un sistema completamente independiente u otro conectado a la red eléctrica. Veámoslas más detenidamente.

Placas solares independientes

Con una instalación fotovoltaica aislada no podrás conectarte a la red de suministro. Esto la convierte en la alternativa perfecta para un autoconsumo al 100 % si tu casa está situada en una zona aislada.

Si te decides por este tipo, además de instalar los paneles solares, tendrás que montar acumuladores fotovoltaicos. De esta forma te asegurarás de que no te quedas sin suministro cuando no puedas producir, ya que no dispondrás de otra alternativa.

Placas solares conectadas a la red eléctrica

En este caso, tu instalación estará conectada a la red de suministro que corresponda en tu zona. Esta alternativa te permite, a su vez, elegir entre dos posibilidades. 

  • Instalación de energía solar sin excedentes. Cuenta con un sistema antivertido que te permitirá obtener energía de la red eléctrica si te quedas sin suministro, pero que evitará que los excedentes de energía que produzcas se vuelquen a la red general.
  • Instalación de autoconsumo energético con excedentes. Dependiendo de la potencia que tengas instalada y el consumo habitual que realices, puedes llegar a acumular sobrantes energéticos. Este tipo de sistema te permite volcarlos a la red general y obtener una compensación económica.

¿Cómo se comercializan los excedentes de energía?

Aunque los excedentes de energía no van a afectar al coste de tu instalación en sí, las comercializadoras deberán pagarte por ellos. De esta forma, sí que afectarán a la factura de la luz y reducirán tus gastos mensuales. Si apuestas por esta alternativa, vas a poder elegir entre dos tipos de instalaciones. Por un lado, las acogidas a la compensación simplificada producen su propia energía y vierten al sistema eléctrico el sobrante a cambio de una compensación económica por parte de la comercializadora. Así, cuando tu sistema no pueda producir, tendrás la garantía de poder comprarla si la necesitas. Al final de cada periodo de facturación la compañía eléctrica hará una liquidación compensando unos con otros. Por otra parte, con las instalaciones que no están acogidas a compensación, en lugar de liquidar los vatios consumidos y los vertidos, venderás los excedentes directamente al mercado eléctrico. Para ello deberás darte de alta como productor de energía.

Aunque leyendo esto pueda resultarte tentador sobredimensionar tu instalación para vender energía, es recomendable ajustarla a uso que vayas a hacer de forma realista. Ten presente que el sistema de compensación, como mucho, te permite dejar la factura a cero.

Subvenciones y ayudas

Para poder conocer el coste real de una instalación de energía solar es también aconsejable conocer las ventajas fiscales, subvenciones y ayudas que minimizarán el impacto económico. Por un lado, las subvenciones suelen depender de las comunidades autónomas, y suponen un porcentaje sobre el total de la instalación antes de impuestos. Por norma general, suele tratarse de entre 3.000 y 4.500 €. Por otra parte, existen deducciones que dependerán de los ayuntamientos o el estado. Algunas de las más habituales son la deducción en el IRPF del 10 % de la inversión (hasta 1.000 €) y las bonificaciones en el IBI o el ICIO, totales o parciales.

Si tienes en cuenta todas, este tipo de ventajas supondrá un ahorro bastante importante. Lo más habitual es que oscile entre el 40 y el 50 % del coste de la instalación.

Los componentes de la instalación fotovoltaica y sus precios

Ahora que ya conoces todos los elementos que influyen en el cálculo del coste de la instalación de energía solar en tu vivienda, es el momento de hacer números y saber cuánto puede costarte, aproximadamente. Para ayudarte en el cálculo, hemos separado los componentes.

Las placas fotovoltaicas oscilan entre los 100 y los 400 €. Dependiendo de las dimensiones de la zona a cubrir, necesitarás una cantidad diferente.

  • El inversor solar tiene un coste entre 400 y 1.500 €. Su instalación es imprescindible para transformar la corriente continua en alterna.
  • El contador bidireccional va a ser necesario solo cuando optes por una instalación con excedentes de compensación. Su precio está en torno a los 150 €.
  • Las baterías fotovoltaicas serán las encargadas de almacenar los excedentes. Su precio va a depender de su capacidad y características. Su precio oscila desde unos cientos de euros a más de 10.000 €.
  • Los reguladores de carga serán necesarios solamente en las instalaciones aisladas, y su precio dependerá de sus prestaciones.

El total de la instalación dependerá de las características. No obstante, lo más habitual es un coste de entre 5.000 y 8.000 €. 

Es el momento de pasarse a la energía solar

Teniendo en cuenta que el coste de una instalación de energía solar se amortiza en 8 o 10 años, y que su vida será de unos 25 o 30, esta inversión te compensará. No solo por reducir tu impacto medioambiental, sino por el enorme ahorro económico. Si quieres saber más, en Anidia estamos a tu disposición para ayudarte a convertir tu hogar en un espacio de energía renovable y no contaminante con la energía solar.
 

solar